domingo, 12 de noviembre de 2017

CONGRESO "PAISAJES DEL PODER" Córdoba y las fincas omeyas


CONGRESO INTERNACIONAL "PAISAJES DEL PODER, CÓRDOBA Y LAS FINCAS OMEYAS (SS. VIII - XI) 

Lugar: Casa Árabe, Córdoba 

Fecha: del 2 al 4 de Noviembre 2017 

Congreso Internacional organizado por la Escuela de Estudios Árabes de Granada y Casa ´Arabe con la colaboración de la Fundación Euroárabe, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y la Fundación Legado Andalus. 

La dirección de este congreso corrió a cargo de los Doctores D. Julio Navarro Palazón y D. Rafael Blanco Guzmán. 

Este congreso está enmarcado dentro del ciclo "Las fincas de las élites en el Occidente musulmán y Sicilia: poder, producción y placer", siendo éste el primero de tres congresos que se celebrarán entre el 2017 y 2018 en las ciudades de Murcia y Granada. 

Este ciclo de congresos está promovido por el proyecto I+D+i "Almunias del Occidente islámico: arquitectura, arqueología y fuentes documentales" y la Unidad Asociada UGR-CSIC "Patrimonio cultural árabe e islámico". 



Este artículo es un breve relato personal, de mi asistencia a este Congreso Internacional. 

Por Elisa Simon 

Para asistir a este Congreso busqué un alojamiento lo más cerca posible de Casa Árabe, con la intención de evitar caminatas. Como empezaba el día 2, muy temprano, decidí viajar a Córdoba el día anterior. 
desde el balcón del hotel - Córdoba
Así, pude aprovechar para pasear y disfrutar de esta hermosa ciudad. Visité la Iglesia de Santiago y la de San Lorenzo, en cuyo interior se encuentran hermosos alminares emirales.  


alminar emiral en el interior de la Iglesia de San Lorenzo 

alminar emiral en el interior de la Iglesia de Santiago 
Caminé, con tranquilidad, por calles estrechas, alejadas de la zona turística, descubriendo íntimos y hermosos rincones. 





Así fue cayendo la tarde, cubriendo el cielo de Córdoba con un manto azul violáceo. Regresando al hotel, entré en el patio de la Mezquita, me senté un rato y disfruté del entorno. Naranjos, cipreses y palmeras se alzaban en el bellísimo patio de abluciones de la antigua mezquita de los Omeyas, que se fue iluminando con una tenue luz. Desde donde estaba sentada, podía ver la lápida fundacional de los tiempos del emir abd ar-Rahman I, escuchaba el sonido del agua de la fuente y de pronto se presentó la luna casi llena en el cielo. Me sentí afortunada y agradecida de poder estar ahí en ese momento. 



A la mañana siguiente, la ciudad aún no había despertado, cuando estaba buscando un lugar donde tomar un café, finalmente lo encontré en la calle que lleva a la plaza de las Tendillas. Me senté afuera, no hacía mucho frío, me gustó el ambiente viendo los jóvenes encaminarse a las clases, repartidores haciendo su trabajo, hombres mayores paseando con el periódico bajo el brazo, otros paseando lindos perros, y así disfruté de mi tostada con café. 
A las 08:30h me presenté, llena de ilusión, en Casa Árabe, situada en un adarve, la antigua calle del Tesorero, muy cerca de la famosa calleja de las Flores, en el centro histórico. Se trata de una hermosa casa mudéjar en su origen del siglo XIV, con edificaciones de los siglos XV y XVI. 





Consta de tres patios y un torreón. Una gran puerta de doble hoja de madera, situada al final del adarve da acceso, atravesando un pasadizo, al patio que en su día albergaba la cuadra y zona de carruajes. En una esquina del mismo estaba dispuesta la mesa de recepción de los asistentes y donde me fueron entregada la acreditación. 



Entré a la sala de conferencias, elegí una de las 100 butacas cómodas con mesita plegable. Una pantalla grande sirvió a los ponentes para ilustrar su conferencia con imágenes. Al ratito entró Mariam, nos dimos un abrazo, charlamos y finalmente se sentó a mi lado. La sala se fue llenando, sobre las 9 de la mañana tuvo lugar el acto inaugural. Los ponentes ocupaban la primera fila. Después de las presentaciones y bienvenida, se abrió la serie de ponencias con D. Julio Navarro Palazón y D. Fidel Garrido y su conferencia titulada "una aproximación arqueológica a las fincas de las élites del Occidente musulmán" 


D. Julio Navarro, D. Fidel Garrido y D. Ricardo Córdoba
Dieciséis ponentes, especialistas y científicos en diversas áreas de investigación, como medievalistas, arqueólogos, filólogos, botánicos, agrónomos, arquitectos, historiadores del arte, aportaron a lo largo de dos jornadas completas e intensivas sus conocimientos y visión de la realidad de estas fincas omeyas periurbanas, como la almunia ar-Rusafa o al-Rummaniya. 

Nos pusieron al día de los últimos avances de sus respectivas investigaciones, sobre todo arqueológicos, arrojando luz y al mismo tiempo planteando nuevas preguntas acerca de estas fincas rurales andalusíes. Su emplazamiento, arquitectura, funciones, el abastecimiento de agua y su importancia para la producción y explotación agrícola, la vegetación, etc. 



Sra. Inmaculada Camarero - Universidad de Sevilla
La temática de las fincas de las élites se amplió tanto en el espacio abarcando al-Andalus, el Magreb y Oriente, así como en el tiempo, incluyendo la historia, evolución y vida de estas fincas periurbanas desde época romana hasta después de la conquista cristiana. 


D. José Ramirez - Universidad de Córdoba
Los filólogos aportaron, desde las fuentes árabes y cristianas, descripciones de estas almunias. Podemos conocer sus huertos y palacios, gracias a cronistas e historiadores como al-Maqqari o ibn Sa´id. Nos explicaron que los archivos, tratados, litigios, calendarios, Libro del Repartimiento, actas notariales, etc. son fuentes de suma importancia para la investigación en el desarrollo y evolución tanto de las propiedades de las élites como de las propias élites. Los poetas andalusíes también se inspiraron en estas fincas en las afueras de la ciudad para elogiar el poder del emir o califa.  


D. Rafael Clapés y D. Antonio Vallejo 
La arquitectura de las almunias fueron descritas y explicadas, los palacios y la finca completa, con sus sistema de ingeniería hidráulica, sus delimitaciones, la localización de las albercas, acequias, qanat. Tanto si estaban situadas en llano como en pendiente y las diferencias entre ellas.   


D. Felix Arnold, D. Alberto Montejo y D. José Roldán 
Los agrónomos y botánicos nos ilustraron acerca del tipo de vegetación, la cual era muy variada, según fuera la zona residencial, presentando más atención a la estética y la contemplación, mientras que la zona de huerta y de cultivo se enfocaba más a la explotación de productos de la huerta y cultivos de secano, como el olivo. Casi pudimos oler la fragancia del narciso y me imaginé los arbustos de granados adornando los arriates del jardín de la almunia. 


D. Rafael Blanco, D. Rafael Frochoso, D. Ricardo Córdoba y D. Alberto León
La primera jornada terminó con un cocktail de bienvenida en el patio más antiguo de Casa Árabe, con una hermosa fuente con bellos alicatados, rodeada de naranjos y un aljibe en la esquina. Mientras atardecía pude conocer a  gente y entablar conversaciones muy amenas y divertidas. Mariam y yo permanecimos juntas, en compañía de arabistas y profesores de la Universidad de Sevilla.



 Javier, de Casa Árabe, nos hizo de guía mostrando y explicando esta casa mudéjar, lo que hoy son salas de exposiciones, permanecen restos de yeserías mudéjar en los arcos de un ala de la casa. La planta superior dispone de hermosos frescos del siglo XV, en la actual sala de reuniones.



La mezcla de lo moderno y funcional con lo histórico, creo que va de la mano de la función de Casa Árabe, ya que entre sus objetivos está la difusión de la historia, cultura y arte de al-Andalus, que va mucho más allá de la Península. 

El congreso nos ofreció también una visita a los restos arqueológicos del Alcázar, llamado de los Reyes Cristianos. La cita fue a las 09:30h junto al puente romano. Allí nos congregamos, nos saludamos y nos dejamos guiar por el arqueólogo y Gerente de Urbanismo Juan F. Murillo y Alberto León de la Universidad de Córdoba. 




Ambos nos dieron una amplia descripción de Qurtuba, con la ayuda de una maqueta y un dibujo hipotético. Nos explicaron las dimensiones y localización del alcázar omeya.


detalle de la noria andalusí de Abulafia 
 Nos mostraron los restos romanos de una almazara en el interior del centro de recepción turístico. Con las primeras gotitas de lluvia, siempre necesaria, nos encaminamos hacia el Alcázar, pasando por la noria de Abulafia. 





El profesor León nos hizo hacer un ejercicio de visualización e imaginación para poder entender los restos arqueológicos romanos y andalusíes, donde aún hay trabajo por delante. Nos hizo identificar los restos romanos y almohades, muros y puertas, canalizaciones, habitáculos y cómo algunos sillares califales fueron reutilizados para la construcción de la fortaleza almohade, ampliandola con nuevos recintos y la construcción de la torre de la calahorra. 


D. Fidel Garrido, D. Julio Navarro, D. Rafael Blanco y D. José Ramirez 

Srta. Mariam García Mechbal y Sr. Inmaculada Camarero 

D. Pedro Jimenez, Sra. Catuxa Novo, Sra. María Jesús Viguera y D. José Tito 
En el acto de clausura corrió a cargo de la catedrática de la Universidad Complutense de Madrid, María Jesús Viguera, Pedro Jimenez, investigador y miembro del Consejos Superior de Investigaciones Científicas de la Escuela de Estudios Árabes de Granada - CSIC - LAAC - EEA, José Tito, botánico y profesor de la Universidad de Granad, departamento de Botánica y la Sra. Catuxa Novo, del área de gestión del Patronato de la Alhambra y Generalice. 


foto grupal de los ponentes, casi al completo ... 

El Congreso fue muy fructífero y además de los conocimientos adquiridos, me gustó el ambiente y las personas que he conocido y otras que he vuelto a ver. Así que, sólo puedo decir, que fue un inmenso placer y doy las gracias por haber podido disfrutarlo. 










  












martes, 31 de octubre de 2017

LA ALCAZABA DE MÁLAGA


LA ALCAZABA DE MÁLAGA 


Por Elisa Simon 




"Se asienta en el monte como en un trono y Dios la ha colocado en un lugar excelso; sus muros y sus recintos son dobles, su almenara se alza sobre la cima del bendito monte sus torres están próximas unas de otras, sus escaleras son altas y sus puertas bien defendidas." 

(Ibn al-Jatib en "el parangón entre Málaga y Salé" revista al-Andalus, vol II, 1924 Artículo de don Emilio García Gómez) 





" ... la ciudad fue fundada por hombres de la antigüedad y la mayor parte de ella está junto a dos diques o puentes construidos por los antiguos. Los puentes están en dos albuferas, que hay allí y fueron hechas con sillares de roca ... la Alcazaba está al este de la medina y que la rodea una muralla de piedra y es extremadamente fuerte e inexpugnable ... " 


(al-Himyari en "cuatro ciudades de al-Andalus y un solo autor" revista de Centro de Estudios Históricos de Granada y su reino, 4, Granada - artículo de J. Vallvé Bermejo)



Desde cualquier lugar de la ciudad de Málaga se vislumbra su Alcazaba, allí, sobre un cerro, vigilante y protegiendo a su gente. Málaga siempre gozó de un enclave privilegiado para el comercio mediterráneo. El suelo fértil, regado con generosidad, ofrecía hermosos vergeles, huertas, zonas de cultivo, recibiendo la brisa del mar y protegidos del aire por las montañas. Uno de los viajeros medievales que la visitaron dejó escrito:  

Ibn Battuta en su Rihla nos relata: " ... Málaga, una de las capitales de al-Andalus y de las más hermosas, aúna las ventajas de mar y tierra y abunda en productos y frutos. En sus zocos se vendía .... higos y almendras que se transportan desde la ciudad y su alzo hasta los países del Magreb y el oriente árabe ... " 

prosigue ibn Battuta con un poema del malagueño ´abd al-Wahháb b. Alí 

"¡Málaga, cuántos higos produces, 
por ti acuden los barcos! 
El médico me prohibió por un mal visitarte 
pero carece de algo parigual a mi vida. " 



La Alcazaba es una mezcla armoniosa de belleza palatina con patios y jardines y la función defensiva propia de una fortaleza. A lo largo de la historia de al-Andalus la Alcazaba se fue transformando y adaptando a sus moradores. La dinastía hammudí, los ziríes de Granada, los Almorávides, los Almohades y los emires nazaríes han ido dibujando la fisionomía de esta imponente fortaleza.  

Según los especialistas, Málaga pudo haber contado con una fortaleza o al menos una atalaya en época califal, cuyos vestigios se identifican con los sillares alternados a  soga y tizón.  




La zona palatina estaba protegida por dos recintos concéntricos amurallados con puertas y las torres que convirtieron esta fortaleza en inexpugnable, adaptándose su construcción a las características del terreno.  


puerta de las columnas, uno de los accesos del primer recinto de la Alcazaba
Es fascinante entrar a la Alcazaba, ascendiendo, a través de la puerta de las Columnas y el arco del Cristo. Parece que la fortaleza me fuera guiando y contando su historia. Es curioso que el arco del Cristo, en época andalusí se llamada "Bab al-miftah", (puerta de la llave) ya que en la dovela clave aparece una llave grabada en relieve, tal como ocurre en la puerta de la justicia del recinto de la Alhambra. 



Una vez atravesadas estas puertas en recodo, el terreno se hace una poco más plano. El patio de Armas se muestra como la antesala de la enorme y reconstruida puerta de los Cuartos de Granada, de acceso recto y flanqueada por dos torres, que da la bienvenida a la zona residencial y de administración.  



A partir de ahí la vista se va hacia todos lados, porque un rincón es más hermoso que el otro. Tres son los palacios que conforman esta zona más alta del recinto y donde los  palacios se articulan entorno a tres patios contiguos, siendo uno de ellos del siglo XI y los otros dos corresponden al siglo XIV. 



La mayoría de los historiadores fechan el inicio de la historia de la Alcazaba, después del año 1031, cuando se p rodujo la abolición del califato de Córdoba. La consecuencia fue la fractura de al-Andalus en reinos de taifas. Málaga se convirtió en capital del reino hammudí, entre los años 1040 y 1057. La dinastía hammudí, descendientes de Idris, el fundador de Fez, habían gobernado al-Andalus desde Córdoba durante la última etapa del califato.


pórtico estilo califal del patio de los Surtidores de la Alcazaba 
Los hammudíes, familiarizados con el arte omeya, pudieron haber llevado alarifes de los talleres cordobeses para construir la Alcazaba de Málaga. 


yesería del siglo XI de la Alcazaba de Málaga 
Esta teoría podría explicar la decoración del pórtico del patio de los Surtidores, que guardan cierto parecido con los que se ven en madinat az-Zahra´. Se trata de un pórtico con tres arcos decorados de dovelas alternando yesería y piedra. La yesería muestra motivos vegetales como palmas y tallos.


pórtico estilo califal del palacio del patio de los Surtidores, siglo XI

En la corte hammudí se hablaba de ciencia y se recitaba poesía entre patios, albercas y jardines. Los poetas quizá improvisaban versos inspirados por las hermosas vistas desde el pabellón de la torre de Maldonado. Aquel pabellón-mirador, con hermosa arquería lobulada y entrelazada, abierto por sus cuatro lados se asoma al mar, el puerto y la medina. 


arcos lobulados y entrelazados del mirador de la torre de Maldonado

mirador de la torre de Maldonado
Hacia 1057 el señor de Granada, el zirí Badis, anexionó Málaga a su reino. Cuando tomó el mando de la Alcazaba mandó terminar la gran obra iniciada por sus antecesores. Para ello   aprovechó el material que estaba a su alcance, tal como mármoles, columnas, capiteles, estatuas de las ruinas del teatro romano.


  
Según su nieto, el rey abd Allah de Granada "... fue entonces cuando edificó la alcazaba de esta ciudad, de modo tal como ninguna otra persona pudiera haberlo hecho en su tiempo, abasteciéndola de todo lo necesario para resistir las mayores pruebas y gastando en ella todo lo que había heredado de su hijo y mucho más, ya que, temeroso siempre de que los voraces sultanes de al-Andalus se coligasen contra él, quería convertirla en un refugio seguro donde resistir mientras pudiese .... "  



Los ziríes gobernaron en la Alcazaba, bajo Tamim, hermano del rey abd ´Allah, hasta 1090 cuando los almorávides de Yusuf ibn Tashufin decidieron destituir los reyes taifas, después del desastre del sitio de Aledo. De esta manera, el emir Tamim de Málaga fue el primero en caer y ser enviado al exilio. 

A partir de 1146 bajo los Almohades es probable, que se llevaran a cabo ciertas restauraciones y reformas sobre todo debido a la calidad del material de construcción, que es en su mayoría caliza "fosilífera" procedente de las canteras cercanas al mar, al ser material permeable se degrada con facilidad. Si bien se emplearon los sillares, ladrillo y otros materiales en su construcción.  



En 1279 el emir nazarí Muhammad II conquistó Málaga. Fueron ellos quienes le dieron brillo, esplendor y belleza, más aún, a la Alcazaba y a la ciudad. La medina protegida también por una muralla con cinco puertas, en su interior se dice que tenía unos 15.000 habitantes. 



En tiempos del emir Yusuf I se construyó el castillo sobre yabal faruh, Gibralfaro, el cual estaba comunicado por la Alcazaba por medio de una coracha. 

Gonzalez de Clavijo, viajero del siglo XIV escribió: " Málaga tiene un castillo alto a un otero con dos cercas y de fuera de la villa está otro castillo más alto que le llaman Alcazaba y del un castillo al otro van dos cercas juntas unas con otras." 


patio de los naranjos, palacio nazarí de la Alcazaba
Los emires nazaríes construyeron dos palacios contiguos, ambos articulados entorno a sendos patios; el de los naranjos y el de la Alberca. 
El patio de los naranjos, con bellos pórticos en sus lados más estrechos, tiene dos pequeñas albercas a cada extremo. Las alcobas más largas que anchas casi han perdido su decoración genuina. 


patio de los naranjos, palacio nazarí de la Alcazaba
El patio de la Alberca, recibe este nombre por su hermosa alberca alargada, que ocupa casi todo el espacio del patio. En este palacio, también vemos los pórticos con arcos de medio punto que anteceden a las salas, donde se debieron realizar trámites administrativos. 
Es muy agradable tomar un descanso en estos patios, sentados, se respira un silencio que hace audible la historia de la Alcazaba. 


patio de la Alberca, palacio nazarí de la Alcazaba
patio de la Alberca, palacio nazarí de la Alcazaba
Existe una zona que no es de acceso público y que es sumamente interesante. El barrio de viviendas, compuesto por pequeñas casas con patio central y que disponían de letrinas. El barrio, que tenía un hammam, esta datado en el siglo XI, con un trazado de calles, con una infraestructura para la evacuación de aguas residuales.   



En 1487 la vida de la Alcazaba se truncó. Fue víctima del saqueo debido al olvido. Más tarde se asentaron en ella familias hasta que en el siglo XIX la Alcazaba andalusí se convirtió en la Comandancia de Ingenieros. A partir de 1930 vinieron especialistas sensibles al estado de la Alcazaba y poco a poco fueron limpiando, restaurando y valorando esta fortaleza. 
Es imponente y emocionante caminar entre los patios, atravesar sus puertas, subir a sus torres, seguir los caminos, descubrir detalles y dejar fluir la imaginación y los sentidos para captar su energía. 


BIBLIOGRAFÍA: 

- "Málaga, ciudad musulmana" de Manuel Burgos Madroñero extracto de la revista Jábega, nº15 1976. 

- "La primitiva Alcazaba de Málaga" Basilio Pavón Maldonado 
- "El siglo XI en primera persona, memorias de abd ´Allah ... " traducidas por E.Leví-Provençal y Emilio García Gómez. editorial Alianza tres 
- "A través del Islam" rihla de ibn Battuta . Alianza Literaria 























martes, 10 de octubre de 2017

RABÍ LACTOSUS


Lápida funeraria de rabí Lactosus - Lucena 

Por Elisa Simon 


La provincia de Córdoba ofrece un sinfín de localidades a cual más hermosa, donde la huella andalusí está presente. Es el caso de la bella Lucena, Eli Hossano o al-Yussana, llamada en tiempos andalusíes. Fue una ciudad judía, donde se estableció la Academia talmúdica, viviendo su esplendor entre los siglos X y XI, hasta la llegada de los Almohades. 

Pueden pinchar en este enlace para leer el artículo dedicado a Lucena. pinchar aquí  

El Museo Arqueológico y Etnográfico de Lucena, esta situado en el castillo del Moral, en cuya torre del Homenaje, dicen, estuvo encarcelado el rey Boabdil. Justamente en la torre, dispone una sala dedicada a la época judía de esta ciudad. Entre las piezas que se exponen, me llamó la atención ésta lápida del rabí Lactosus. 

¿Quién era? ¿Dónde nació? ¿Cómo fue su vida? 

Bien, hasta ahora no encontré respuesta, sin embargo, gracias a este hallazgo al menos sabemos que existió un rabino con este nombre y que falleció en Lucena hacia la primera mitad del siglo XI. 


En el año 2007 se realizaron excavaciones arqueológicas en la ronda Sur de Lucena, donde se estaba construyendo una rotonda de la circunvalación. Se halló un cementerio judío andalusí con una superficie total de 1.458,85m2, siendo la necrópolis judía más antigua e importante hasta ahora.  El yacimiento se extiende sobre una suave pendiente en la ladera del cerro Hacho y a unos 700m de la muralla medieval. 

Fueron encontradas un total de 346 tumbas, cada una adaptada a la topografía del terreno. Las excavaciones e informes fueron realizadas por el arqueólogo municipal de Lucena, Daniel Botella Ortega y Jose A. Riquelme Cantal. En el 2009 el doctor Jordi Casanovas  Miró y el arqueólogo Daniel Botella Ortega redactaron un trabajo detallado sobre esta necrópolis judía. 

El ritual de enterramiento era de inhumación en fosa. Las sepulturas estaban orientadas hacia el Este, con los cuerpos en posición decúbito supino, sin ajuar que acompañaba. Las fosas son muy profundas, buscando la tierra virgen, donde deben descansar los difuntos. 

En la tumba número 239 apareció la pequeña lápida del rabino Lactosus. Se trata de una piedra de arenisca local de forma rectangular y bastante gruesa. La superficie rugosa e irregular hizo que la inscripción en hebreo, en caracteres arcaicos, fuera desigual. Los expertos la han fechado hacia la primera mitad del siglo XI. Es decir, en tiempos de máximo apogeo de la ciudad medieval. 

Esta lápida tiene la característica, que está grabada por ambos lados, lo cual da a entender que fue reutilizada, según los expertos, no como lápida sino como elemento estructural de la fosa. La parte inferior, que iba hincada en la tierra ha desaparecido. No muestra decoración alguna. 

La inscripción, sin márgenes, se inicia en el extremo superior derecho con el nombre del difunto "rabí Lactosus" que ocupa casi la totalidad de la primera línea. 

traducción de la inscripción: 

" rabí Lactosus duerme en paz. 
Descanse en paz hasta que venga 
el Consolador (Mesías) 
que anuncie la paz 
en la puerta de la paz ... paz 
Decidle: descansa en paz. "







BIBLIOGRAFIA: 

- El cementerio judío de Lucena (Córdoba). Daniel Botella Ortega y Jordi Casanovas Miró. MEAH, sección Hebreo 58 (2009) 






sábado, 30 de septiembre de 2017

ESTELA FUNERARIA "DE OREJAS"


Estela funeraria "de orejas" 

Por Elisa Simon 


Cuando visitamos el Museo Arqueológico de Málaga, me llamó la atención unas pequeñas piezas de cerámica. Se trataba de estelas funerarias, al leer la explicación indicaba que se llamaba "de orejas" y que su procedencia es de la zona de Málaga. Estos datos fueron suficiente para despertar mi curiosidad

estela funeraria "de orejas" - Museo Arqueológico de Málaga



Como ven en la foto, se trata de piezas de tamaño pequeño compuesta de dos partes: una en forma de disco con cuatro salientes, de ahí el nombre de "orejas" y una parte inferior rectangular. Datada en el siglo XIII - XIV época nazarí. 

Esta hermosa estela "de orejas" fue hallada por casualidad en 1946 con calle Alcazabilla de Málaga. Están hechas de cerámica vidriada en verde claro. La parte superior discoidal, muestra una decoración en relieve a base de un anillo, que encierra un lazo formado por tres palmetas dobles, que generan dos estrellas de seis puntas.
La parte inferior rectangular está más deteriorada y su inscripción cursiva es difusa. 


estela "de orejas" típicas de Málaga en tiempos de los nazaríes
La imagen superior, muestra una estela también en cerámica vidriada realizada en los altares malagueños. Cuenta con dos apéndices, está vidriada en blanco y decorada con motivos vegetales en azul cobalto. Sin inscripción. La estela fue encontrada en Málaga y está datada también en época nazarí. 
Estas estelas se hincaban en el suelo a la cabeza de la sepultura y otra a los pies. La parte inferior del rectángulo, se clavaba en la tierra, quedaba sin vidriar. 

La tumba se delimitada con una hilera de ladrillos, que se llaman "Yannabiyat". Éstos podían estar decorados y vidriados en su parte visible, mientras que la parte inferior, la cual se hundía en la tierra permanecía sin ornamentación alguna. Muchos de estos ladrillos funerarios llevaban una inscripción pintada en azul cobalto sobre vidriado en blanco. Según los expertos, es más difícil datar el inicio del empleo de los ladrillos como delimitación de la tumba, si bien se podría indicar el siglo XIII. 


ladrillo que delimitaba una tumba - Museo Arqueológico de Málaga
En al-Andalus hubo diversos tipos de enterramientos, según la zona geográfica ,  la época y la clase social del difunto. Según los arqueólogos, las tumbas se indicaban con cantos de ríos, tejas, ladrillos, lajas de piedra. En los cementerios (maqabir pl. de maqbara) se señalaban las tumbas de forma austera y anónima, otras veces algo más decoradas, hasta llegar a las lápidas de calidad, gran tamaño y decoración. Todo ello venía a indicar la categoría social del fallecido. 


ladrillos funerarios de la exposición "Malaqa, ciudad del saber" 
Se solía señalar la cabeza del difunto, colocando una piedra rectangular o mármol, que podía tener una inscripción cúfica o cursiva llamada "lawh". La piedra rectangular podía estar decorada con ajimez, arcos lobados o de herradura tallados, algunas con forma geométrica o florales e inscripciones cúfica o nasjí. El tipo de caligrafía indica entre otras cosas la cronología; las inscripciones cúficas se encuadran dentro del califato cordobés, el tipo de letra cursiva o nasjí la introducen los almohades. Es más ornamentada, suele tener un fondo de decoración floral y geométrica, los grafemas se entrelazan en complicadas figuras. 


lápida funeraria de la hija de un emir, siglo XII Málaga
En esta foto pueden ver una estela funeraria en forma de mihrab, expuesta en el Museo Arqueológico de Málaga. Se trata de una pieza de mármol datada hacia el siglo XII. La inscripción en letra cúfica es el epitafio de la hija de un emir y dice así: 

"esta es la tumba de Badr, hija del emir Abu-l-Hasan. Dios es verídico. ´Así ibn Taniskaal-Sinhayi. Murió ¡Dios se apiade de ella! - la vela del lunes a mediados de rabí II del año 496 (26-01-1103). 

En los laterales dice: 
"me refugio en Dios de Santanás, el apedreado. Dios atestigua que no hay dios sino El. Los ángeles y los poseedores de ciencia obrando con equidad dicen: no hay Dios sino El, el Poderoso, el Sabio." 

A partir del siglo XII, se produjo una evolución de la pieza sepulcral, con la generalización en las clases más acomodadas del túmulo en forma prismática triangular con textos grabados, que en al-Andalus se llamó "maqabriya". Se colocaba en sentido longitudinal de la tumba. Procedían del norte de África, se extendió su uso a partir del siglo XIII bajo los meriníes. Este tipo de estela llegó también a al-Andalus hacia el siglo XI y convivió con la estela rectangular. 


estela funeraria prismática triangular, siglo XI-XII - Museo Arqueológico de Málaga

En estos siglos, XIII - XIV, es cuando abundan las estelas funerarias "de orejas" localizadas en la zona de Málaga y sobre todo en Ronda en época nazarí. Estas pequeñas piezas vidriadas están pintadas de azul cobalto o verde manganeso sobre fondo blanco con inscripciones de carácter profilácticas, como "al-yumn ad-da´im" o "al-mulk li-llah". 


estela funeraria "de orejas" con decoración vegetal


estela funeraria "de orejas" con inscripción cúfica

Esta foto muestra una estela "de orejas" vidriada en blanco con inscripción en azul cobalto, encontrada cuando se estaban haciendo obras del Parque de Málaga. Procede del cementerio de Gibralfaro, como muchas otras. La inscripción dice: " ...murió al-´Aziz ... el Grande, excelso de ... en muharram el abridor del año uno y setecientos sesenta con la bendición de Dios" (entre el 5 de agosto y el 3 de septiembre de 1367 de la era cristiana) 

Las estelas funerarias "de orejas" halladas en Ronda son muy abundantes, habiendo hallado la mayoría junto a la puerta de Almocávar. Se trata de piezas pequeñas realizadas en piedra arenisca, siendo su forma igual a las de Málaga, sin embargo, éstas carecen de inscripciones. La decoración es a base de estrellas de cinco o seis puntas y círculos con motivos florales en su interior. Podemos ver algunas de estas estelas incrustadas en los muros de las viviendas de Ronda, sobre todo en Iglesias, como éstas de la Iglesia de Santa María, antigua mezquita. 


estelas funerarias de Ronda, en arenisca, incrustadas en los muros de Iglesia Santa María, Ronda, Málaga
Según los expertos, la gran concentración de estas estelas en Ronda se podría entender por la presencia de los meriníes en esta ciudad. Este tipo de estelas  se han hallado en la necrópolis de Chellah, Rabat así como en otras ciudades marroquíes. 

En Algeciras, también se han encontrado estelas funerarias "de orejas" datadas entre los siglos de presencia meriní en la ciudad. 

estela funeraria de Ronda, sin epigrafía y con decoración geométrica
Hoy en día hay una dispersión de estas estelas y los ladrillos que las acompañaban, porque están en colecciones privadas y porque fueron reutilizadas en la construcción de Iglesias y otros nuevos edificios.  


estelas funerarias incrustadas en los muros de la Iglesia Santa María, Ronda, Málaga
En el Museo Arqueológico de Málaga están expuestas cuatro estelas funerarias "de orejas". Otra se encuentra en el Museo de Huelva, se trata de una pieza en loza dorada datada en 1409. Dos se hallan en el Instituto de Valencia de don Juan procedente de Granada. En el Museo Arqueológico Nacional de Madrid se expone una estela nazarí "de orejas" vidriada con reflejos dorados, hallada en Gibralfaro, Málaga. En el Museo Municipal de Algeciras se exponen fragmentos de estelas de "orejas" con la particularidad, que su decoración es estampillada. Fueron halladas cerca de la puerta de Gibraltar, donde existió una necrópolis. 


vista general de las estelas funerarias expuestas en el Museo Arqueológico de Málaga
El nuevo Museo Arqueológico de Málaga, además de las salas dedicadas a la prehistoria o a Roma, ¡la sala de al-Andalus es magnífica! Es didáctica, amena, hay donde sentarse para deleitarse, se puede ver un vídeo sobre Bobastro, el personal es amable, así que si Málaga ya ofrece una variedad de museos, el Arqueológico es fundamental. 

vista general de una de las salas dedicadas a al-Andalus en el Museo Arqueológico de Málaga


BIBLIOGRAFIA: 


-  "Las Andalucías de Damasco a Córdoba" catálogo de la exposición 

-  "Ibn Jaldún, el Mediterráneo en el siglo XIV" catálogo de la exposición 
-  Patrimonio cultural de Málaga Vol.I Malaqa "estelas de orejas" por el profesor Virgilio Martínez Enamorado. 
- Cerámica de Málaga por el profesor Guillermo Roselló Bordoy 
- "la estela funeraria en el mundo andalusí" por la profesora María Antonia Martínez Núñez, Actas del V Congreso Internacional de Estelas Funerarias. Carlos de la Casa (ed.) Soria, 1994. 
- "epigrafía funeraria nazarí: epitafio de al-Yanashti (1436)" por Carmen Barceló. Artículo en la revista Arqueología y Territorio medieval, 23. 2016 
- "datos arqueológicos sobre la presencia meriní en Málaga" por los profesores Manuel Acién Almansa y María Antonia Martínez Núñez. Mainake XXV/2003. 
- "estelas cerámicas epigrafiadas en la Alcazaba de Málaga" por el profesor Manuel Acién Almansa. Baetica. Estudios de Arte, Geografía e Historia,1, 1978. Universidad de Málaga. 
- "Malaqa, ciudad del saber" catálogo de la exposición. Museo del patrimonio municipal, 2017.